Con el final de 2016 terminamos una etapa.

Osushi, que ha sido parte de nuestras vidas durante diez años, llegaba a su fin. Todo en la vida tiene un ciclo y el de Osushi terminaba aquí. Ha sido una década de trabajo y de muchos esfuerzos, a lo largo de la cual nosotros nos convertimos en una parte de Osushi, pero no la única ni la más importante.

Osushi ha sido  nuestro trabajo, nuestro día a día, cada uno de los platos que os hemos ofrecido en este tiempo. Pero habéis sido también vosotros. No habría podido existir sin vosotros, sin vuestra compañía, sin  vuestra confianza en nuestro trabajo.

Es el momento de despedirnos de Osushi y embarcarnos en un nuevo ciclo. Aquí nace Purosushi. Para nosotros es el resultado de diez años de aprendizaje constante, de la experiencia que hemos sacado de nuestros errores; es una oportunidad de seguir aprendiendo y de seguir mejorando, de compartir un ciclo más con todos vosotros.

Por todo eso Purosushi nace desde el respeto: el respeto a un legado de diez años y el respeto a un producto, a una ría, a una manera de entender la cultura del mar; el respeto a una tradición culinaria que hacemos nuestra; el respeto a los que a lo largo de estos años nos habéis pedido más, nos habéis animado con vuestra compañía y nos habéis enseñado que el único camino es depurar nuestro estilo y llevar nuestro trabajo a un nuevo nivel, dar cada día al máximo para cada uno de los que os sentéis a nuestra casa.

Eso va a ser Purosushi: nuestro trabajo, el mejor producto, el respeto a un oficio. Y sobre todo vosotros, los que nos habéis acompañado hasta aquí y los que os iréis sumando en el camino. Queremos que también seáis parte de esta historia, que seáis también Purosushi.

El equipo de Osushi.